Veamos el Verano desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China.

La Medicina China nos enseña que el verano es la época de máxima actividad o mayor energía yang, lo que se traduce en que es un momento de calor, de creación, de expansión y movimiento hacia afuera en la naturaleza y en nuestras vidas.

Te anima a disfrutar de la vida y a afrontar el porvenir con optimismo.

Para la Medicina Tradicional China el Verano está regido por el Reino del Fuego, su órgano es el Corazón y la entraña asociada es el Intestino Delgado. Su emoción es la Alegría, su sabor el Amargo y el órgano de los sentidos la lengua.

Veamos qué significa y cómo nos afecta cada uno de ellos.

1. El Corazón

Según la Medicina Tradicional China, El Corazón tiene dos funciones muy importantes. La primera está totalmente alineada con la que se le atribuye en la medicina occidental, pero la otra será nueva para ti. ¿Preparado para descubrirla?

 

1.1. El corazón gobierna la sangre y los vasos sanguíneos.

La función principal del corazón es promover la circulación sanguínea dentro de los vasos para alimentar a todo el organismo. Además, suministra la fuerza motriz que activa la circulación de la sangre.

Por lo tanto, si la función del corazón es correcta el cuerpo estará lleno de vitalidad, los tejidos y órganos estarán en buen estado y bien nutridos por la sangre.

Pero si la función del corazón está perturbada tendremos una constitución física débil y astenia (debilidad o fatiga general).

 

1.2. El corazón controla el Shen: todas las actividades vitales del organismo y el “alma consciente”

Esta parte es “la nueva». Voy a intentar primero explicar un concepto muy importante y complejo, como es el Shen. Éste engloba dos significados:

1) Un significado amplio que designa todas las manifestaciones externas de las actividades vitales. Es decir, todo aquello que ves en una persona vital: posición del cuerpo, brillo de los ojos, facilidad en el habla, energía que desprende, vivacidad en la expresión, etc..
2) Un significado concreto que designa el “alma consciente”. Es decir, las funciones relativas a la inteligencia y a la consciencia.

Sí, la Medicina Tradicional China estima que el corazón es el órgano primordial que controla las actividades mentales, e incluso ciertas funciones fisiológicas del cerebro. 

Podemos decir que el espíritu, la consciencia, la memoria, la inteligencia, los procesos mentales, el bienestar emocional, el sueño, etc… tienen relación directa con esta función del corazón de “controlar el Shen”.

Si la función del corazón es normal la persona tendrá una comprensión rápida de las cosas, espíritu claro, reflexión rápida, vitalidad, buena memoria y sueño normal. La mente será firme y estable, el pensamiento claro y vivo, y la sensibilidad y las reacciones emocionales serán normales.

Pero si la función es anormal sufrirá insomnio, amnesia, agitación, letargo, aturdimiento, comprensión lenta de las cosas, torpeza, menos sensibilidad emocional… y en casos más graves locura o epilepsia.

Y de nuevo comprobamos la bidireccionalidad de las cosas: si el corazón no se encuentra funcionando con normalidad puede causar una perturbación del Shen (ansiedad, insomnio, aturdimiento…). Y viceversa, cuando el Shen se altera, por ejemplo debido a la ansiedad o el estrés, se perturba la circulación sanguínea produciendo arritmias, palpitaciones, fatiga, etc.

 

2. El Intestino Delgado

El Intestino Delgado es una entraña de tránsito, de transformación y purificación de los productos alimenticios provenientes del estómago. Por lo tanto, su función consiste, esencialmente, en separar lo “puro” de lo “impuro” que le llega del estómago y controlar la formación de líquidos. Es decir, su función será la absorción de líquido y de los nutrientes valiosos que le llegan, desechando el resto hacia el Intestino Grueso. 

Como puedes comprobar, esta función coincide totalmente con la que se le atribuye en la medicina occidental. Pero lo que la medicina occidental no contempla es su relación con el Corazón.

Esta relación se puede comprobar, sobre todo, a nivel patológico: el corazón/Shen agitado, puede transmitirse al intestino delgado produciendo síntomas como escasez en la orina, u orina roja. Y a la inversa, parásitos en el intestino pueden influir sobre el corazón apareciendo agitación nerviosa.

Y, por último, extrapolando la función física al nivel mental, comentar que una persona con un Intestino Delgado desequilibrado tendrá cierta dificultad para distinguir lo importante de lo superfluo. 

 

3. La Alegría, la emoción del verano.

La energía del Corazón rige la actividad emocional relacionada con la alegría y las ganas de vivir, y viceversa.

Si nuestro corazón está equilibrado, nuestra actividad mental y nuestras emociones serán estables: desarrollamos, además de alegría y ganas de vivir, el amor por los demás, optimismo, entusiasmo y ganas de comunicarnos, junto con la calma interior. Todos estos “sentimientos sublimes” son los que, tradicionalmente, se han relacionado siempre con el corazón en muchísimas culturas, incluyendo la occidental.

Pero si no está equilibrado, tendremos apatía, falta de ilusión, nerviosismo, o una actitud de superficialidad, de hablar demasiado sin escuchar. O incluso de excesiva emotividad.

En esta época del año nos sentimos más felices, y tenemos ganas de socializar y pasar buenos momentos con familiares y amigos, enfatizando los lazos y sentimientos interpersonales. Recordemos que la energía del verano se proyecta hacia el exterior.

El verano es pues un  buen momento para trabajar y mejorar nuestras emociones, ya que la tendencia será la alegría y trabajaremos desde la abundancia y la calma interior.

Porque la alegría es una emoción que armoniza la energía, y es la única emoción que no es patológica, y de la que podemos decir que nunca hay demasiada.

Bueno, esto no es del todo correcto: un exceso de alegría nos puede provocar despistes, insomnio, palpitaciones (¿recuerdas esos primeros días de enamoramiento?). Pero suelen ser más beneficiosos que contraproducentes 😉

 

4. El sabor del verano es el Amargo.

El sabor amargo corresponde al fuego, al verano, y en épocas de calor se recomienda tomar alimentos fríos y amargos. Ayudarán a la hidratación, a bajar el calor del cuerpo y a mantener el corazón equilibrado.

Un excelente aliado para el verano es el limón ya que, además de mantener la hidratación,  equilibra la función del Hígado, ayudando a prevenir algunos síntomas relacionados con su desequilibrio como dolor de cabeza, mareos, hipertensión o hipotensión, palpitaciones, tics, temblores, dificultad en la visión, etc.

 

5. La Lengua, el órgano de los sentidos del Corazón.

La lengua  es un miembro en el que, según la MTC, se ven reflejados los principales órganos del cuerpo. Pero en cuanto a su función del habla está totalmente relacionado con el corazón en cuanto a su capacidad de expresión mental, de inteligencia y conciencia.

Seguro que lo entiendes estupendamente con este ejemplo: ¿qué pasa con nuestra habla, conciencia y comprensión a medida que vamos tomando alcohol? ¿Te suena la expresión “lengua de trapo”? A medida que el alcohol va apoderándose de nuestras capacidades mentales nuestra habla se va trastornando y nos cuesta pronunciar correcta y claramente.

 

En el artículo 9 consejos para disfrutar plenamente del verano podrás encontrar las claves para equilibrar todos estos aspectos de una forma práctica y sencilla.

También te invito a que eches un ojo al artículo ¿Cómo te afecta el verano? Descubre sus biorritmos.