Si tienes algún pequeño conocimiento sobre Medicina China o has estado leyendo algunos de los post de este blog, puede que te suene que los chinos estructuran, casi todas las cosas, según la teoría de los 5 elementos. De esta forma obtenemos 5 órganos principales, 5 órganos de los sentidos, 5 estaciones….

¿Cómo? ¿Qué? ¿5 estaciones? Conchi, sólo hay 4 estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. ¿Dónde está la quinta estación?

Bueno, en los últimos años yo he oído bastante el término “veroño”, que en la cultura occidental está totalmente inventado, pero para la Medicina China realmente existe esta quinta estación, a la cual llaman Verano Tardío. Esta estación tiene sus características específicas, su función y sus biorritmos.

La 5ª Estación, o veroño, o verano tardío, comprende desde mediados-finales de septiembre (final de verano) hasta principios-mediados de octubre (principio de otoño). 

En este periodo los días se van haciendo más cortos y las temperaturas más templadas. Aparecen la lluvia y las tormentas, aumentando la humedad. La energía pasa del exterior hacia el centro, y la naturaleza da los frutos que ha estado desarrollando en primavera y verano.

¿Qué significa el Verano Tardío para ti?

  • Quizá empiezas a tener menos energía que los meses anteriores.
  • Quizá te das cuenta de que los días se hacen más cortos, de que el verano y un ciclo se está terminando y hay que empezar a pensar hacia adelante, hacia una nueva etapa.
  • Quizá tu actividad social empieza a decrecer y te apetece algo de tranquilidad.
  • Quizá empiezas a necesitar más horas de sueño o descanso.
  • Quizá tu mirada se vuelve para recordar todas las cosas hechas y vividas durante la primavera y el verano.

Y puede ser que: 

  • Quizá empiezas a tener algunos desarreglos digestivos y/o estreñimiento.
  • Quizá te encuentras debilitado, tanto física como mentalmente.
    Quizá te cuesta concentrarte o te falta agilidad mental.
  • Quizá tienes excesiva somnolencia.
  • Quizá empiezas a sufrir tos o asma. Quizá tienes problemas musculares o de circulación, sobre todo en las piernas.
  • O quizá te empieza a faltar energía o motivación.

Si te paras a pensar un momento, nuestros biorritmos siguen siendo los mismos que los de la naturaleza y nos seguimos rigiendo por las estaciones, aunque cada vez estamos más desconectados de ellas.

Adaptemos entonces nuestra actividad y alimentación a estos biorritmos, evitando así enfermedad, malestar físico y gran insatisfacción. 

Si quieres puedes seguir profundizando La 5ª estación según la Medicina Tradicional China en este artículo y obtendrás una visión más amplia y algunos porqués de las cosas que te pasan en el «veroño».

 

Y en el artículo 9 consejos para disfrutar plenamente la 5ª estación podrás encontrar las claves para equilibrar todos estos aspectos de una forma práctica y sencilla.